Coyhaique: Manifestantes se concentran en la plaza en contra de TPP

Escuchar con webReader

Luego de la votación de la Cámara de Diputados que aprobó el Tratado
TransPacífico-11, manifestantes se organizaron espontáneamente para protestar:
“Si firmamos el TPP, nuestro país entrega su soberanía en bandeja a las empresas
trasnacionales”, señalaron.
Horas después de que se conociera el resultado de la votación que aprobó el Tratado
TransPacífico-11 en la Cámara de Diputados, manifestantes se congregaron en la Plaza
de Coyhaique para declarar su rechazo. Con pancartas, panfletos, velas y banderas, el
grupo compuesto por un puñado de ciudadanos y ciudadanas repartió volantes para
informar a los transeúntes sobre los prejuicios que traería al país la eventual aprobación
del TPP.
El Tratado Integral y Progresista de Asociación TransPacífico es uno de los Tratados de
Libre Comercio más grandes jamás firmados: comprende 11 países y una población total
de más de 500 millones de personas. El acuerdo, además de facilitar el tránsito de
productos y dinero entre las naciones, tiene una serie de cláusulas que han causado gran
controversia. “Si un Estado implementa una política pública, y una empresa considera que
esa decisión afecta su negocio, puede demandar y exigir compensación. Si firmamos el
TPP, nuestro país entrega su soberanía en bandeja a las empresas trasnacionales”,
señala Patricio Silva, uno de los manifestantes.
Una de las asistentes fue Alejandra Carrillo, integrante de la Interregional Sur de la
Asociación Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas (ANAMURI). “En los argumentos a
favor no se representa a los pequeños campesinos… El tratado en la práctica impide que
seamos dueños de nuestras semillas. Le da entrada a la multinacional Monsanto-Bayer
(agrotoxicos, transgénicos, modificacion de las semillas entre otros)”.
Otras organizaciones a nivel nacional también han declarado su descontento con el TPP:
el Colegio de Químicos Farmacéuticos de Chile, la Federación Nacional de Profesionales
Universitarios de Servicios de Salud (FENPRUSS), y la Fundación Equidad Chile.
Señalan con preocupación que el Tratado amplía el monopolio de las compañías
farmacéuticas sobre los medicamentos, dificultando la venta de bioequivalentes a la
población.
Entre las voces a favor están la diputada Aracely Leuquén (RN), y Miguel Ángel Calisto
(DC), que consideran que el tratado favorecería el crecimiento económico de la Región,
pues abre nuevos mercados para los productos locales.
“El beneficio será para las grandes empresas, como la china que se instalará en
Cochrane; a la gente nos limitará el acceso a medicamentos, semillas, y afectará
derechos ya adquiridos como el sueldo mínimo o el permiso de pre y post natal”, señala
Marianela Molina, participante de la manifestación. “El llamado es a informarse”, agrega.

El tratado aún debe pasar una serie de trámites legislativos antes de aprobarse. El
siguiente paso será su revisión en las comisiones de Hacienda y Relaciones Exteriores
del Senado, para luego continuar con la votación que lo terminará por aprobar o rechazar.

error: Este Contenido está Protegido