Esta especie chilena que forma parte del escudo nacional es el ciervo más austral del mundo y fue declarado Monumento Natural en Chile en 2006. 

Cada 5 de agosto se conmemora el Día Internacional del Huemul, instaurado por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) en el año 2010. Una especie emblemática de nuestra fauna silvestre que el Servicio Agrícola y Ganadero se encuentra comprometida en proteger a través del trabajo coordinado que se viene realizando entre instituciones públicas y privadas en el marco de la Mesa del Huemul.   

Director Regional SAG Aysén, Matías Vial, explicó que: “El huemul es y ha sido una prioridad para este servicio y administración. Como SAG tenemos un tremendo desafío en la región al poseer mayor superficie de áreas protegidas. Contamos con ejemplares en toda la región, razón por la cual el SAG, de acuerdo con sus competencias, se encuentra trabajando y tomando acciones concretas para poder mejorar el conocimiento sobre el huemul utilizando nuevas tecnologías, innovando, asumiendo riesgos y es por eso por lo que quiero destacar el trabajo que se ha hecho de manera mancomunada con la Corporación Nacional Forestal para la conservación biológica del huemul y fauna silvestre”. 

El huemul está catalogado como especie “En peligro” por el Reglamento de Clasificación de Especies del Ministerio del Medio Ambiente, producto de la caza ilegal, enfermedades y destrucción de su hábitat. Durante décadas se han realizado diversos esfuerzos de protección que han sido ejecutados desde el Estado. Así es como actualmente se está trabajando en el “Programa Transversal de Gestión Sanitaria en poblaciones de huemul en la región de Aysén”. 

El cuerpo de los machos alcanza una longitud de 163 cms., con una altura de cruz de 90 cms, Su peso probable es de entre 40 a 100 kg, las hembras son un poco más pequeñas y con grandes glándulas alargadas delante de los ojos. Otra de las características de estos ciervos es que sólo los machos tienen astas las cuales recambian cada invierno, su color de piel varía con las estaciones del año, entre un café oscuro y un café más claro o amarillo dorado con manchas grises, tiende a habitar bosques de lenga y ambientes con arbustos, a veces aventurándose en terrenos más rocosos y laderas empinadas. Estas áreas proveen una mayor diversidad de especies de plantas para alimentarse y un menor riesgo de ser depredado. 

Son animales territoriales, que por lo general se mueven en pequeños grupos familiares. En la región de Aysén tenemos el privilegio de contar con la mayor cantidad de individuos de esta especie a lo largo de toda la carretera austral, y por esa razón que la responsabilidad de proteger a esta especie es aún mayor y un desafío permanente para el Servicio.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *